martes, 2 de diciembre de 2008

Reflexiones


Cuantos ríos de tinta se escribieron
para hablar del amor de una pareja;
de ese brillo que muestran unos ojos
cuando en otros, muy quedo, se refleja.

Del tañer de campanas en el pecho
al compás, con acordes de sirenas;
la premura de labios encontrados
como el beso del mar con sus arenas.

De volar hacia cielos infinitos,
mientras arden los cuerpos en hoguera;
crepitando las ascuas en la noche
al soñar con la dulce primavera.

Del murmullo que sienten en su oído
cuando el vaho de aliento les penetra,
de los versos tatuados en el cuerpo
mientras van escribiendo, letra a letra.

Pero es vana quimera refulgente,
cuando el alba de nuevo les despierta,
y les muestra que el día trae consigo
un aciago vacío de alma yerta.

Phoeby ( Angeles Conde)

1 comentario:

nena dijo...

Quizás no sea la mas indicada para estrenar con mi humilde comentario el buen hacer de este lugar..te digo amiga mia, que no necesitas de adornos pues solo con tus letras llegas hasta los mas profundos sentimientos despertando mil sueños...sigue así...tu vales más de lo que nadie se puede imaginar...te quiero